700x420_FirmaContrato

La Audiencia Nacional (AN) desaprueba quitar de la indemnización por despido improcedente aquellas cantidades percibidas por la finalización de los contratos temporales suscritos. La sentencia, nº 655/2018 de 20 junio, desestima dicho descuento cuando el empleador mantiene el encadenamiento de contratos temporales declarados indefinidos judicialmente.

En dichos casos, la AN constituye que la detracción o minoración ha de actuar solamente sobre la indemnización obtenida por finalización del último contrato temporal, a razón de que el trabajador sí se haya pronunciado y haya sido objeto de despido con declaración de improcedencia, con lo cual, confirma que es sólo en este caso donde se da la duplicidad en las indemnizaciones.

El socio del área laboral de Andersen Tax & Legal, Alfredo Aspra, destaca su interés en esta sentencia y esclarece que los perjudicados eran cuatro trabajadores de carpintería que estaban contratados en Escuelas Talleres con sucesivos contratos para obra determinada, los cuales al concluir sus actividades recibieron la indemnización legal de 12 días por año trabajado.

Señala: ‘Debido a su antigüedad, las indemnizaciones iban de los 38.342€ a los 45.587€. La duración del último contrato suscrito por cada uno de los trabajadores fue de aproximadamente dos años, con lo cual si se tiene en cuenta que el promedio de la remuneración era de 83€, serían unos 2.000€ a restar de las indemnizaciones establecidas en las sentencias de Primera Instancia y del Tribunal Superior de Justicia, que evaluaron la antigüedad desde que dio inicio el primer contrato hasta que finalizó el último’.

‘La cantidad que se solicita que compensen parte de la cuantía de la indemnización por despido fue abonada en su momento por el empleador como elemento integrante de una serie de elementos que, conjuntamente, han sido calificados como contrataciones en fraude de ley, y por lo tanto, no produjeron una deuda del empleado a la empresa, y si la deuda es inexistente, es obvio que no procede compensación’, aclara el ponente del fallo, el magistrado Blasco Pellicer. ‘En el hipotético enjuiciado, los contratos suscritos con carácter temporal, se han convertido, por mor de fraude, en indefinidos. Su finalización definitiva ha sido fruto de una indemnización ante la improcedencia del cese, y podrían indicarse ya sin sustento las pactadas y conseguidas por la terminación de los contratos continuados objeto de una valoración que todo lo comprende”, agrega.

La sentencia establece que la confluencia de fraude en la contratación lo atenúa, de modo que las indemnizaciones alcanzadas después de cada finalización del contrato no pueden darse por anuladas cuando el empleador se mantiene en la suscripción de contratos temporales para labores designadas de permanentes.
“Por lo tanto, no puede hablarse de la existencia de beneficio ilícito anexado a los contratos precedentes al actual al tiempo del despido”.

“Por otro lado, tampoco tocaría hablar de dualidad de créditos, ni tener en cuenta en sentido estricto al asalariado como deudor por las cuantías ya recibidas al finalizar los contratos temporales previos al último impugnado, ni por lo tanto participa el elemento de exigibilidad”, termina la sentencia de la AN.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2014 Hype Marketing |

logo-footer

Síguenos:                  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR